El drama que marcó a Maxwell


La muerte de su hermano hace siete años marcó la vida del nuevo lateral izquierdo del Barcelona

La muerte de su hermano hace siete años marcó la vida del nuevo lateral izquierdo del Barcelona

Maxwell es una de esas personas que no tarda en ganarse el afecto de la gente que tienen a su alrededor. De carácter tranquilo y relajado, el brasileño llegó este verano al FC Barcelona para cubrir la baja de su compatriota Sylvinho en el lateral izquierdo. Pero por su manera de ser y su marcado carácter religioso, el jugador también recuerda a su predecesor fuera del campo. El defensa asegura que se siente feliz y que no le está costando adaptarse a su nuevo vestuario. Sin embargo, tras su dulce sonrisa esconde un trágico episodio de su pasado.

Hace siete años se murió uno de mis dos hermanos, todas las familias pasan por cosas buenas y otras más tristes, es normal. Lo que le pasó a la mía fue muy triste, pero son cosas que pasan en la vida y no se pueden cambiar”, confiesa Maxwell sin poder evitar emocionarse. En honor de su hermano se hizo el tatuaje que lleva en la parte posterior del bíceps, reconoce que fueron momentos complicados pero gracias a la religión y a su pasión por el fútbol consiguió salir adelante, “el fútbol ha sido mi manera de divertirme, es mi pasión y hoy en día mi trabajo con responsabilidades, pero siempre me ha dado muchas alegrías”.

También la religión ha jugado un papel importante en su vida. Forma parte de los Atletas de Cristo, una organización cristiana de la que también forman parte otros futbolistas como Kaká, “intento seguir la Biblia, vivir de la mejor manera para los míos, me hace sentir más tranquilo”.

Maxwell, o ‘Max’ como le llaman casi todos sus amigos y compañeros, se define como una persona muy familiar y poco dada a dejarse ver de fiesta. Está al corriente de la fama que precede a los brasileños, pero reivindica que “no todos somos así, empecé a jugar de muy joven y no tenía oportunidades de salir, aunque tampoco me hacía falta. Lo que me gusta es pasar el máximo tiempo posible con mis niñas”. El brasileño tiene dos hijas, Maria y Valentina, de cuatro y dos años de edad. Son su afición preferida para su tiempo libre, aunque pasear por la playa y pescar también están entre sus aficiones.

De momento el jugador y su familia viven en un hotel de la ciudad, muy próximo al Camp Nou, en el que coincide con Zlatan Ibrahimovic, “estamos casi siempre juntos, de momento no hemos encontrado casa y comemos juntos con nuestras familias, sus dos hijos y mis dos hijas”.

El brasileño se confiesa un apasionado de la gastronomía catalana, sobretodo porque “aquí he recuperado el pescado fresco, en Milán era muy difícil”. Además, por las mañanas, en la Ciutat Esportivatenemos pan con tomate para desayunar”. En cuanto a la típica paella valenciana, reconoce que “la paella la probé por primera vez en un partido de Champions, Valencia-Ajax, me gustó mucho”. Un detalle que llama la atención de Maxwell son sus gustos musicales, “me gusta mucho el Gospel y música brasileña, todo depende del momento”, y apunta que “Coldplay ya forma parte de los partidos, estamos acostumbrados”.

Desde que llegó a Barcelona no ha tenido tiempo para visitar la ciudad, espera poder hacerlo este fin de semana que el míster les ha dado fiesta. Maxwell también tiene otra asignatura pendiente, “quiero aprender catalán, porque sé que es muy importante para los aficionados de este club y lo respeto”.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: