Ibrahimovic-Messi, la conexión letal empieza a funcionar


Ibrahimovic y Henry, con la medalla al cuello.

Ibrahimovic y Henry, con la medalla al cuello.

Dos partidos han bastado para que la pareja formada por Messi e Ibrahimovic haya dado muestras de lo que nos espera esta temporada. Una gran conexión que tuvo como premio un gol de bella factura de Messi que, después de recibir una asistencia del sueco sin mirar, recortó a Ustaritz y la picó con la derecha por encima del portero Gorka. Este gol nada más iniciarse la segunda mitad fue el punto de inflexión ya que, a partir de ese momento, la tripleta atacante jugó de manera más fluida y creando más peligro ante la portería rival. Minutos más tarde, el argentino anotaría el segundo de penalty, con un preciso disparo que se coló por la escuadra bilbaína, dejando el título sentenciado.

Pero no todo fue tan sencillo. Durante el primer tiempo, el tridente tuvo más problemas para crear jugadas con un rival muy encerrado y dejando pocos espacios. A este sistema que planteó Joaquín Caparrós, se le unió la falta de movimiento de los tres hombres que formaban la línea de ataque.

Únicamente Ibra salía de su zona para recibir balones de espaldas a portería, aunque no tenían ninguna trascendencia. Mientras tanto, Henry se escondía en la banda izquierda y Messi, que entró poco en juego, únicamente recibía balones al pie, pero rápidamente se encontraba rodeado por tres rivales rojiblancos. A pesar de estas mínimas apariciones, cada uno de ellos contó con una clarísima ocasión de gol. Primero lo intentó el francés al rematar una falta lanzada por Xavi, que pasaría rozando el palo. Minutos más tarde, sería Messi el que probaría fortuna en un disparo con la derecha que Gorka despejaría. La última de la primera parte y a la postre, la más espectacular, fue la del sueco. Centro medido del argentino, que Ibrahimovic mató con el pecho para después realizar una increible volea que, una vez más, el portero bilbaíno enviaría a córner. Y con el marcador a cero se llegó al descanso.

El verdadero espectáculo llegaría en la segunda mitad. Un acoso constante al marco del Athletic con un Henry que fue de menos a más y que hizo estragos por su banda. Puso dos centros al área e, incluso, realizó un disparo con rosca que el guardameta acabó despejando. Messi, que no estuvo especialmente brillante en los primeros compases del encuentro, fue entrando poco a poco en el partido y, fruto de su entendimiento con el nuevo fichaje azulgrana, abrió la lata. También gozó de otra clarísima ocasión, antes de marcar el segundo tanto, cuando Ibra le dejó una pelota en bandeja, que sería desviada por un defensor en el último momento. Por su parte, Zlatan es quien estuvo más participativo de los tres aunque, en esta ocasión, tuvo el papel de pasador y no tuvo fortuna de cara a portería. Finalmente, el francés y el sueco fueron sustituidos y ovacionados.

Comienza una nueva era y ayer tuvimos una pequeña prueba de ello. Seguro que Guardiola pulirá la conexión entre estos tres diamantes en bruto y darán muchas alegrías a la afición blaugrana.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: