Thiago, un crack con el ADN de un triunfador


Es la magia y el desparpajo en estado puro. Con 17 años corrigió a Márquez durante un partido.

Es la magia y el desparpajo en estado puro. Con 17 años corrigió a Márquez durante un partido.

Lo difícil no fue descubrir que Thiago Alcántara, que estaba claro desde el primer momento que iba a ser un crack, lo dífícil fue ficharlo. Para reclutar a este centrocampista italo-galaico-brasileño el Barça tuvo que esmerarse mucho, pues era el gran objetivo de los grandes equipos de Europa cuando sólo contaba 14 años. José Ramon Alexanko, tras un agrio duelo con el Madrid consiguió vestirlo de blaugrana.

Recuerdo que nos llegaron informaciones de un chico que hacía maravillas en los campos de hierba artificial de cerca de Vigo”, recuerda Quique Costas. “Lo fuimos a ver y realmente era impresionante”. El jugador en cuestión era un fenómeno que lideraba un modesto equipo equipo de Nigrán llamado Ureca que ese año ganó la Liga de calle.

Para los periodistas habituales en los entrenamientos del Celta de Vigo, la calidad del chico no despertaba dudas ni suponía ninguna sorpresa. Se habían hartado de verle hacer malabarismos con la pelota mientras su padre se entrenaba con el Celta en los campos de A Madroa.

Y es que Thiago lleva el fútbol instalado en el ADN. Su padre, Iomar de Nascemento, Mazinho, fue uno de los mejores pivotes defensivos que se recuerdan. Campeón del mundo con Brasil y ex jugador del Valencia y el Celta entre otros equipos, Mazinho afirma con una mezcla de orgullo y timidez que “Thiago tiene un genio natural. Yo no le he enseñado nada. Solo veo partidos y a veces le digo que es mejor hacerlo así o de otra manera, pero el mérito es suyo, tiene una coordinación especial y es mucho más técnico de que yo era”.

Thiago es un descarado con el balón que juega en la posición de ‘10’, que tiene facilidad de gol y un ‘jeta’ sobre el terreno de juego. Solo así puede explicarse que hace un año en la Copa Catalunya con 17 años y medio fuera capaz de abroncar a Márquez por un fallo del mexicano en el partido ante el Girona que el Barça acabó ganando 3-2. “El fútbol es para disfrutar y si hay que corregir a un compañero, se hace”, dijo cuando le preguntaron por su desparpajo.

Javier Maté, que como coordinador de la cantera del Celta intentó, sin éxito ficharle para el club vigués, le recuerda como “un jugador con un carácter impropio de su edad. Entrenó alguna vez con nosotros, pero ya se veía que iba para figura”. Coincide con él Javier Lago, entrenador del Ureca, quien recuerda que “mi trabajo consistía en que hiciera jugar al equipo sin lucirse sólo él”.

Ahora, ya se entrena con los más grandes. “No le vendfrá grande el primer equipo. Es muy maduro”, sentencia su padre.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: